Desayuno de trabajo 25-10-2017

A realizarse en el salón auditorio de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Paraguay 1457 piso 1, a las 9:30 hs.

Además de la exposición de la Lic. Mercedes Marcó del Pont acerca de las perspectivas de la economía, contaremos con la presencia del Lic. Alberto Quevedo, director de FLACSO Argentina. 

El desayuno se servirá previo a la exposición. El costo es de $180 por persona.

Se ruega confirmar asistencia a los teléfonos 4313-9494 / 4313-5137 o por mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Desayuno de trabajo 27-09-2017

Perspectivas de la Economía Argentina

Expositor invitado: Dr. Carlos Tomada.

  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
  • 08
  • 09
  • 10
  • 11
  • 12
  • Los indicadores de actividad económica muestran que lentamente y con enormes dualidades se va recuperando el terreno perdido en la recesión de 2016. La economía crece en un entorno cercano al 2%. La continuidad de este sendero está condicionada por el previsible ajuste fiscal post electoral y por la generalizada acentuación de la restricción externa.
  • El repunte del nivel de actividad se explica, por una parte, en el rebote estadístico luego de un año de contracción (como fue el 2016). Al rebote se suma un entorno económico con menos inflación y aumento del salario real (producto de los aumentos logrados en el marco de las paritarias). A estos factores se agrega el repunte de la inversión pública y la recuperación en la producción agropecuaria, los sectores vinculados a la construcción, el sector financiero y, también, el despegue de algunos subsectores de la industria.
  • El repunte en el nivel de actividad, sin embargo, viene de la mano de la generación de muy poco empleo. La creación de empleo no alcanza para atender el crecimiento vegetativo de la población y, al mismo tiempo, evidencia cambios cualitativos negativos en su composición. Se trata de un proceso con poco empleo y de peor calidad: un tipo de crecimiento diferente, con menor calidad de empleo y menor incidencia de la industria.
  • En septiembre el Gobierno envió al Congreso el Proyecto de Presupuesto para el año 2018. Allí se evidencian varias cosas, dos de ellas particularmente importantes: i) la fragilidad del proceso de incipiente recuperación del crecimiento y ii) la disparidad entre las proyecciones realizadas por el Gobierno para el 2017 y la realidad. Con la excepción del tipo de cambio, todo el resto de las variables macroeconómicas fundamentales mostraron durante el 2017 una trayectoria muy diferente respecto a lo que las autoridades preveían.
  • De acuerdo con las proyecciones oficiales, el crecimiento del PIB para el año 2018 estará fundamentalmente explicado por el buen comportamiento de la inversión. Los datos disponibles hasta la fecha no permiten acompañar este supuesto, ya que los incentivos a las colocaciones financieras reducen el espacio de la acumulación productiva y las proyecciones de inversión pública no indican una mejora en su relación con el PIB.
  • El Presupuesto 2018 prevé una reducción del déficit equivalente a un punto del PIB. Esta reducción se explica fundamentalmente por el recorte de los subsidios. En menor medida se proyectan disminuciones del gasto real en los gastos de la administración central, defensa y seguridad y ciencia y técnica. Por el contrario, aumenta el gasto social y muy particularmente el pago de los intereses de la deuda pública. Para ponerle números concretos a estos cambios, mientras que los subsidios disminuyen en $30.000 millones, está previsto que los pagos de la deuda se incrementen en $60.000 millones.
  • Un lugar común del actual gobierno es referirse a la pesada herencia. En el inicio de su gestión, de hecho, las autoridades económicas se referían a un déficit fiscal explosivo. Sin embargo, las cifras oficiales demuestran que a fines del 2015 el déficit primario era equivalente a 1,8% del PIB, mientras que déficit total o financiero ascendía al 3,9%. A fines del 2017, estas mismas variables serán del 4,2% y 7,1%, respectivamente, mientras que para el 2018 se prevé un déficit primario del 3,2% y financiero del 6,9%.
  • El déficit, como ya hemos visto, aumentó considerablemente durante la gestión de Mauricio Macri. También aumentó el nivel de endeudamiento, en particular la deuda externa y en moneda extranjera. Al mismo tiempo, la capacidad que el Sector Público tiene para autofinanciarse (por ejemplo utilizando los adelantos transitorios y la transferencia de utilidades del BCRA) no se utiliza plenamente. Se rechazan fondos que podrían tomarse a tasa cero, para incrementar el endeudamiento más “duro”, es decir con privados, en moneda extranjera y a tasas elevadas.
  • Los datos del mercado cambiario ponen de manifiesto otro aspecto preocupante de la política económica. Mientras que la Inversión Extranjera Directa continúa planchada, el déficit externo se financia con endeudamiento, la desdolarización de cartera de los argentinos -es decir por la “bicicleta” de los residentes- y el ingreso de capitales externos de corto plazo. La “súper tasa” del BCRA explica estos dos últimos fenómenos.
  • Pegarle una mirada al uso de los dólares en la Argentina siempre contribuye a enfocar la discusión en los términos correctos. La mayor parte de los dólares se utiliza para el pago de las importaciones. En segundo término aparece la fuga (dolarización de activos) y en tercer lugar los pagos de la deuda.
  • La vulnerabilidad entonces proviene del estrangulamiento del sector externo, que está financiado por la bicicleta de los argentinos y la toma de deuda con el resto del mundo. La “valorización financiera” se produce, fundamentalmente, con las LEBACs del BCRA. La participación creciente de tenencia de estos instrumentos en manos del sector privado pone de manifiesto las dificultades que enfrenta el BCRA para moderar la tasa sin generar una corrida al dólar.
  • Y esta tensión se manifiesta en los resultados de las licitaciones. Allí se observa el incremento de tasas que viene siendo necesario para renovar las colocaciones de las Letras y extender mínimamente su plazo. El BCRA ha empujado a la política monetaria-cambiaria hacia una encerrona.

Desayuno de trabajo 30-08-2017

Perspectivas de la Economía Argentina

Expositor invitado: Mario Wainfeld, analista político.

  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
  • 08
  • 09
  • 10
  • 11
  • 12
  • Mercedes Y Mario
  • Durante los últimos meses se ha dado a conocer un conjunto de indicadores que demuestran que lo peor de la recesión económica ha sido superado. Sin embargo, esta recuperación apenas alcanza para retornar a los niveles de actividad, empleo y salarios vigentes a fines del 2015. El retorno a valores positivos en el nivel de actividad –en comparación con el piso de la recesión de 2016– puede asociarse a la aceleración de la inversión pública, el buen desempeño del complejo oleaginoso-cerealero y cierta recomposición en los ingresos reales.
  • Tomando como punto de partida el fin de la gestión kirchnerista, el empleo asalariado total se ha incrementado un 1.1%. La composición de este empleo, sin embargo, se ha modificado notoriamente. Los datos oficiales evidencian una caída en picada del empleo industrial y una “monotributización” creciente entre los nuevos registros. Construcción y empleo público acompañan la tímida recuperación.
  • En términos de los ingresos de los trabajadores, los números indican un incremento del salario real como consecuencia de la entrada en vigencia de los aumentos acordados en los convenios colectivos en un contexto de inflación decreciente (con proyecciones anuales en torno al 22%).
  • En el periodo preelectoral, el Gobierno ha intensificado la inversión en infraestructura, generando efectos dinámicos sobre el empleo e industrias proveedoras. Pero el componente del gasto que exhibe un preocupante aumento de naturaleza estructural es el de intereses de la deuda pública, cuyo monto en el acumulado a julio fue prácticamente equivalente al total de la obra pública.
  • Otras “institucionalidades” —heredadas del gobierno anterior— implican ajustes automáticos para los jubilados y los perceptores de AUH que benefician la recuperación del poder adquisitivo de los ingresos de las familias.
  • Parece entonces que la economía argentina se mueve en dos dimensiones diferentes: por un lado se recorta la pérdida de empleo e ingreso verificada en 2016, mientras que al mismo tiempo recrudece la situación de la “otra” Argentina, la de los pobres, la de los trabajadores informales y los desempleados. En esta segunda dimensión, se inscribe también el estrangulamiento (creciente y preocupante) del sector externo.
  • El creciente déficit comercial (que ha tocado récords históricos con un nivel de crecimiento muy reducido) está acompañado por un comportamiento explosivo por parte del atesoramiento en dólares. Las compras de dólares están siendo atendidas por el endeudamiento externo y la bicicleta financiera de los argentinos. La “súper tasa” del BCRA está destinada a estimular esta bicicleta y así reducir (por lo menos en el corto plazo) la presión sobre la cotización del dólar.
  • Los datos oficinales producidos por el BCRA indican un flujo de inversión extranjera directa magro, que apenas logra compensar los egresos por utilidades y dividendos. El mundo sigue sin enamorarse de la Argentina.
  • Las corrientes de inversión extranjera directa en el mundo se han modificado. De acuerdo con datos de la CEPAL, la región recibió durante el año 2016 un flujo de IED un 10% menor al observado en el 2015. En el caso argentino la contracción fue del 64%.
  • El cambio en el mapa de las cadenas globales de valor y, por ende, en los flujos de la inversión extranjera directa está relacionado con una reducción de su rentabilidad y en determinados eslabones se verifica un retorno, paulatino, de la producción a las economías centrales.
  • Las proyecciones del FMI para el crecimiento y el comercio mundiales son poco alentadoras. En un contexto de bajo crecimiento, poco comercio y tomando en cuenta el cambio operado en la IED, subsiste la duda acerca del diagnóstico del Gobierno y su equipo económico. La tracción para volver a crecer a buenas tasas no vendrá de afuera.
  • Las proyecciones realizas por el Banco Mundial hasta el 2020 no auguran una recuperación en el precio de las commodities. En este contexto, la recuperación del nivel de actividad de la economía argentina solo puede venir de la mano de una recuperación del mercado interno… pero bien sabemos que el Gobierno tiene un plan de ajuste (que en todas sus versiones, la de Palomas y la de Halcones) redundará en un nuevo golpe al ingreso familiar.
  • Mercedes Marcó del Pont y Mario Wainfeld

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.