Informe del mes de octubre de 2019

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Sumario

 

El abandono por parte del Gobierno de su cruzada liberalizadora del mercado de cambios —columna vertebral de su campaña electoral— reestableció ciertas condiciones para estabilizar el dólar y disminuir la sangría de reservas, en el marco de lo que sigue siendo una profunda crisis de balance de pagos. Hasta último momento el oficialismo se resistió a reconocer que la fuga de capitales doméstica constituye una de las principales fuentes de restricción externa que aqueja a la economía argentina.

El dogmatismo que ha caracterizado a la gestión oficial condujo primero a un innecesario default técnico de la deuda de corto plazo y, posteriormente, a la poco razonable decisión de prohibir la remisión de utilidades de las empresas extranjeras, al tiempo que continúa permitida la compra de dólares de los individuos para atesorar (hasta diez mil por mes). Para tener una proporción de lo poco atinada de esa opción, cabe advertir que mensualmente la demanda de billetes por parte de los ahorristas supera en diez veces a la originada en las transferencias de utilidades y dividendos de la inversión externa. Cabe advertir que, de acuerdo al Convenio Constitutivo del FMI, los controles de capitales están habilitados (Art. VI), pero no ocurre lo mismo con las restricciones cambiarias sobre las operaciones de la cuenta corriente (Art. VIII).

El atesoramiento de los particulares condiciona seriamente la posibilidad de que el BCRA avance en la necesaria reducción de las tasas de interés. La persistencia de elevados rendimientos financieros para los depositantes y elevadísimas tasas activas continúa siendo la contracara de haber optado por un control de cambios parcial. La remuneración de las LELIQ se mantenía hacia fines de septiembre 15 puntos porcentuales por encima de la vigente antes de las elecciones primarias. Sin embargo, un rendimiento elevado para los depositantes no parece ser garantía suficiente para evitar la dolarización de ahorros. El dato es relevante, ya que solo en plazos fijos en pesos de personas físicas hay un stock equivalente a los doce mil millones de dólares. Esos pesos no están siendo prestados, sino colocados en LELIQ.

Una eventual salida de los depósitos en pesos hacia la compra de dólares no solo constituye un problema cambiario, sino que también puede afectar el funcionamiento del sistema financiero por la vía de una reducción abrupta en sus niveles de liquidez. A nuestro juicio, tal eventualidad condicionaría los espacios disponibles para que, en el marco de una estrategia consistente de reactivación de la economía, los bancos puedan volver a desenvolver su rol de intermediación del ahorro doméstico hacia la esfera real.

Desde esta perspectiva, la regulación estricta de la dolarización del ahorro se vincula a varias cuestiones sensibles para la discusión del crecimiento económico. Supone, por un lado, administrar la escasez estructural de dólares priorizando sus usos productivos, así como condicionar la fuga de excedente necesario para la inversión interna. Pero también es muy relevante para viabilizar una política crediticia al servicio del desarrollo. Pensamos que el sistema bancario está en condiciones de reasumir un papel activo en la recuperación del crecimiento. A diferencia de lo ocurrido en los primeros años después de la implosión de la convertibilidad, en la actualidad el sistema financiero argentino está líquido, solvente, con elevada rentabilidad, bajos niveles de riesgo de crédito y de descalce de monedas entre depósitos y préstamos. Tales fortalezas pueden ser aprovechadas en el diseño de una estrategia macroeconómica integral que vuelva a desplazar el eje de la acumulación desde la esfera financiera hacia la productiva.

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.