Se aceleran las condiciones de la crisis

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

En manos de las “hadas de la confianza”

A partir de la asunción del actual Gobierno, todos los esfuerzos de la política económica se han concentrado en enviar “señales” a los mercados con un único objetivo: recuperar su confianza.

Desde la concepción convencional, que actualmente orienta las políticas públicas, esa era la madre de todas las batallas. Con la recuperación de la confianza se generaría una corriente de inversiones privadas internas y externas que sostendrían el crecimiento y (mágicamente) resolverían los problemas estructurales de la economía argentina: la insuficiencia de dólares y un nivel resistente de inflación. Las decisiones orientadas a desregular la economía, particularmente en materia cambiaria, financiera, comercial y energética, constituyeron el plexo de esa estrategia.

Transcurridos más de dos años y medio, a lo largo de los cuales este esquema se fue perfeccionando, sobran las evidencias de que se trató de una apuesta fallida. Ese camino no solo no alentó una corriente de inversiones de riesgo, sino que sentó las bases para recrear una lógica de valorización financiera y agudizó los problemas de restricción externa y el ingreso en un ciclo retroalimentado de devaluación y puja distributiva. Que esta dinámica haya sido la resultante de un errado diagnóstico de la realidad internacional, del predominio de un manejo de la política económica torpe y dogmático o de una combinación de todos estos factores, a esta altura ya no es demasiado relevante. Lo que sí resulta evidente es que al esquema neoliberal reinstaurado hacia fines de 2015 se le precipitó el desenlace crítico que siempre ha caracterizado a estos ensayos.

Resulta francamente preocupante advertir que todo el andamiaje sobre el que se sostiene el programa económico acordado con el FMI (gestionado de apuro como consecuencia de la corrida iniciada hacia fines del mes de abril) sigue apoyándose casi únicamente en el retorno de la confianza de los “inversores”. Dada la lógica de valorización financiera predominante, que ha tornado a la economía argentina dependiente hasta niveles críticos de los flujos externos, las ofrendas en el altar de la confianza se dirigen unilateralmente a los mercados financieros. Y estos, ahora y siempre, demandan nuevas pruebas de amor. Ya no alcanza con haber avanzado en la agenda de desregulación cuasi plena de la economía argentina. El severo ajuste fiscal es presentado como la señal con que se busca ahora tranquilizar a los insaciables “mercados”. Todo el programa gira sobre este objetivo: “el staff juzga que, con la exitosa implementación del programa combinado con el apoyo de la comunidad internacional, debería haber una estable restauración de la confianza y una disminución en los costos del financiamiento de las cuentas presupuestarias.”


Revista Fide, Coyuntura y Desarrollo nº 383, 03 de agosto de 2018.
Para acceder al artículo completo, Usted puede suscribirse comunicándose con Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o adquirir este número solamente.

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.