Financierización: lo nuevo y lo viejo a la luz de la pandemia

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

La pandemia dejará secuelas sobre la sociedad moderna que se manifestarán a lo largo de muchos años.

Tan solo basta con ver la profundidad del impacto económico de la crisis sanitaria para tener una dimensión de lo ocurrido. Los principales indicadores económicos solo encuentran comparación con la crisis de 1930, una de las más graves del capitalismo moderno. A tales manifestaciones materiales se suman las consecuencias sociales y políticas, cuyos efectos todavía no se han desplegado en su totalidad.

Toda gran crisis pone en cuestionamiento paradigmas. Y si bien aún es temprano para evaluar si la pandemia actuará como catalizador de cambios de fondo, han resurgido debates críticos interesantes. El riesgo es, como ocurrió con la crisis financiera de 2008-2009, que el regreso a la nueva normalidad post pandemia termine ratificando las reglas de juego de un capitalismo financierizado que rigen la economía global desde hace largas décadas. Igualmente, hay ciertos datos interesantes que no pueden ignorarse.

En primer lugar, y como ya hemos comentado en estas páginas, la pandemia ha hecho a un lado las recomendaciones de austeridad, registrándose masivos programas fiscales y monetarios dirigidos a sostener el aparato productivo y el ingreso de la población frente al impacto de la crisis. En este sentido, se asiste a una relegitimación del rol del Estado en la distribución del ingreso y la riqueza. 

En segundo lugar, se observan aspectos interesantes de coordinación internacional. Un ejemplo es la ampliación de la emisión de DEGs por parte del FMI para asistir a las economías con financiamiento fresco, hecho que va en ese sentido. Otro es la aprobación de un marco global para la regulación y cooperación con el fin de establecer un impuesto mínimo corporativo a escala global. En cuanto a esto último, resta por verse en qué medida esa iniciativa será funcional a los intereses de los países en desarrollo.

En tercer lugar, también se observa una revalorización de las políticas de ingresos. En los Estados Unidos, por ejemplo, se vienen impulsando diversas medidas a favor de la sindicalización, suba del salario mínimo y planes de fortalecimiento de las transferencias ciudadanas para sectores de menores ingresos. Se observan indicios de que estas decisiones, tendientes a compensar los impactos de la pandemia, puedan transformarse en marco permanente de estrategias orientadas a mejorar la justicia distributiva.

Esta enumeración da cuenta de un escenario global más fértil para el impulso de proyectos económicos que, como el que hoy encarna el gobierno del Frente de Todos, vuelvan a poner en el centro las prioridades de acumulación productiva, la generación de empleo de calidad y la redistribución del ingreso.

La industrialización, el desarrollo tecnológico y la desdolarización de la economía son parte de los cambios estructurales imprescindibles para desandar el camino de la especulación financiera y la fuga registrada con el gobierno anterior y viabilizar un sendero de desarrollo e inclusión.

Para contribuir a ese debate global dedicamos enteramente esta edición especial del número 400 de la revista “Coyuntura y Desarrollo” de FIDE, al análisis de las trayectorias de la financierización a la luz de la pandemia. Para ello contamos con artículos de reconocidos investigadores nacionales e internacionales como son Marcia Solorza, Veronica Grondona, Roberto Lampa y Jayati Gosh. Estos aportes se enmarcan en una evaluación realizada por el equipo de economistas de FIDE sobre financierización y pandemia en América Latina.


Revista Fide, Coyuntura y Desarrollo nº 400, 28 de julio de 2021.

Fide

Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo

Seguinos en

Facebook

Domicilio

  • Reconquista 962 - 2º Piso
  • CP C1003ABT
  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • República Argentina
  • 4313 - 9494 / 4313 - 5137
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.